miércoles, 17 de julio de 2019

Bunbury, disco a disco (Parte 1)


Después de Iron Maiden, (que está en el puesto nro.1 de mis artistas favoritos), viene Bunbury y Elvis por igual en el puesto nro 2. (Si... tengo un gusto musical bastante ecléctico).
Así que me decidí a hacer unas reseñas/recuentos de la discografía de estudio de este zaragozano, que para mi es uno de los últimos grandes artistas que la música nos ha dado, al mismo nivel que un Bod Dylan.
Allí vamos con la Primera Parte...

Radical Sonora (1997):

En medio del Tour Avalancha de Héroes del Silencio, es cuando Bunbury comienza a escribir y grabar maquetas con diferente música que ya dejaba en claro que sería muy distinta a la que venía haciendo con Héroes. Fue así como finalizada la gira, que fué mas que accidentada debido al desgaste ya latente entre los músicos, que Enrique se marchó a Los Ángeles, luego a San Juan de Puerto Rico y a la Ciudad de Guatemala, donde grabó parte de lo que venía volcando en maquetas, para meses después establecerse en Marruecos y terminar de dar forma a lo que sería Radical Sonora.
En ese momento se marcha con Phil Manzanera (que haría las veces de Productor) a Londres para grabar y mezclar su álbum debut, que sin duda fué un paso mas que arriesgado, en donde dejó en claro que su carrera solista no sería un anexo de Héroes del Silencio.
Música electrónica, árabe, Techno Rock y Psicodelia fueron los ingredientes para llevar adelante R.S., que no terminó de convencer a los seguidores, pero con el tiempo se hizo un álbum muy querido.
La época para la que se editó encuadra muy bien con el sonido final. Tengamos en cuenta que 1997 fué un año electrónico por demás: The Prodigy editaba su afamado "The Fat Of The Land", The Chemical Brothers lanzaba “Dig Your Own Hole”, Daft Punk “Homework” e incluso U2 (ya con el precedente de Zooropa unos años antes), nos regalaban el álbum "Pop", que obtuvo un gran volumen de ventas pero algunas de las peores críticas de su carrera.
O sea, Radical sonora nació en un buen momento, pero no fué lo que los fans esperaban. En definitiva Bunbury como solista recién comenzaba, y esos fans eran propiedad de Héroes del Silencio.
Ojo porque R.S. no es un disco 100% electrónico!, las guitarras están bien presente en muchos lugares, y acrecientan esos momentos de "rabia". Es que hay rabia en el debut, bastante, que se refleja también en esos pasajes orientales y momentos tranquilos, haciendo una mixtura que disfruto mucho cada vez que lo escucho!
Un disco infravalorado que en su momento no se supo apreciar.
¿Fue realmente tan arriesgado como parecía?. Pues no fué arriesgado en la linea de tiempo en la que nació, pero definitivamente fué super arriesgado para presentar una carrera en solitario como la de Bunbury, que fresca estaban todavía, las huellas de abandono a Héroes!
Curiosidades:
*Se grabaron tres versiones alternativas para el disco: "La Fatiga", "América" y "Yo Qué Sé", pero sólo la primera vio la luz (en el maxi-single "Salomé").
*Pese a las críticas vertidas y a la disparidad de opiniones acerca del álbum, la obra cuenta con temas que han estado presentes en las giras de Enrique a lo largo de su carrera, como "Big Bang", "Alicia (Expulsada al País de las Maravillas)", "Salomé". Incluso más recientemente, en los directos Madrid, Área 51 y MTV Unplugged: El libro de las mutaciones, se han rescatado "Contracorriente" y "Planeta Sur", respectivamente.
*La edición para América Latina no incluye el tema "Nueve".
*Existió una edición limitada de doble CD del álbum Radical Sonora para Europa que incluyó un CD-Rom con contenido multimedia, consistente en una entrevista a Bunbury y "Making of" de Radical Sonora de aproximadamente 10 minutos, y el videoclip del tema "Salomé".

Pequeño (1999):

El disco se grabó en Ronda (Málaga), en los estudios "El Cortijo" durante la primavera de 1999 y fue producido por el propio Bunbury.​ Para ello creó la que fue su banda durante los siguientes seis años, formada por los integrantes de la banda de "Radical Sonora" salvo el guitarrista Alan Boguslavsky, más otros músicos, principalmente zaragozanos. Incorporó una sección de vientos, violín, y percusión, y además contó con varias colaboraciones, entre ellas la de Eva Amaral.
El álbum contenía doce canciones, y convenció a crítica y público; la gira de presentación se alargó durante dos años, realizando en total casi cien actuaciones.
Participaron los músicos Delsarte Morán, Rafael Domínguez; Luis Miguel Romero; Ana Belén Estaje; Javier García Vega; Javier Iñigo; Antonio Ríos; Ramón Gacías, y Copi Corellano, estos dos últimos tienen además una importante colaboración en la composición de algunas de las canciones del disco.
Esta banda era conocida como el "Huracán Ambulante" y grabó con Bunbury el resto de su discografía en solitario hasta el 2005, (excepto Antonio Ríos).
Minimalista incluso en la portada (que no dice absolutamente nada). Música mediterránea, influencias rancheras y toques arabescos.
Puedo decir de entrada, que para escuchar "Pequeño" hay que entender primero a "Radical sonora". Es que en realidad es aquí cuando nace Bunbury como solista.
Lo rescatable a primera escucha es que Bunbury finalmente dejo de lado su costado "Rockstar", sin desprenderse del todo del Rock, y se abre a nuevos sonidos e influencias, que serían consolidadas a lo largo de los discos subsiguientes.
En "Pequeño" nos regala por un lado canciones de amor, con un artista sensible, frágil. Algo de electrónica suave en "El viento a favor". Aires arabescos con "Dudar" y un sin fin de melodías e influencias con las que Enrique sabe como jugar, y moldear a su antojo. Incluso algunos tonos circenses y de fanfarreas que serían luego tan latentes en "El viaje a ninguna parte".
"Pequeño" posee simpleza en sus arreglos, pero afloran como esenciales, donde el "menos es más" está adelante del todo.
No se si es el que menos me gusta de su discografia, pero reconozco que sirvió como amansa-aguas, para luego de la sorpresa que supuso "Radical Sonora", comenzar a pavimentar el camino que recorrería con sus composiciones.
Bunbury renace humilde, claro, esencial, y adulto.
Más allá de su minimalismo es un trabajo fundamental.

To be continued...




4 comentarios:

  1. Muy buena reseña, espero la segunda parte. Te cuento soy de Buenos Aires (Arg.) en los 90 salia a bailar con mis amigas, y cuando sonaba "Maldito duende" de Heroes explotaba la disco, agarraba de la mano a mi amiga y nos poníamos a bailar Rock, todos coreaban esa canción, después vino "Entre dos tierras" y bueno nada nos paraba ja ja fueron momentos únicos que me quedaron grabados, Bunbury me encanta su voz y sus interpretaciones, un genio!! Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada muchas gracias por dejar tu comentario! Yo también soy de Buenos Aires y si bien en mi vida jamaas pisé una disco, fuí testigo del furor de Heroes en prácticamente todos lados! No me sorprendió que sea Bunbury el único de los 4 Heroes que alcanzara fama como solista, y la verdad que disfruto cada uno de sus discos! Un gran saludo!

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar